EL FRIO PUEDE MATAR II:HIPOTERMIA

Tormenta de nieve en Svalbard 2005 imagen del autor

En actividades en el medio natural, los efectos de la exposición al medio son el principal riesgo para la salud. Recordar que tanto en tierra como en el agua, la hipotermia es una de las causas principales de fallecimientos en zonas remotas (mar, montaña…).

Senderista inconsciente en Tasmania (imagen tomada por el autor en 2013)

Lesiones provocadas por el frío.

El frío, si no se toman las precauciones necesarias, puede ocasionar lesiones en el organismo. Las más importantes son congelaciones e hipotermia.

Dado que la hipotermia puede ser causa de muerte, incluso en lugares de clima no extremo, es muy importante tener conocimientos sobre como prevenirla y tratarla sobre el terreno.

Hipotermia

Curso ESDM en Laponia 2010 (Foto: Archivo ESDM el autor )

Se define como hipotermia a la caída de la temperatura central del cuerpo (temperatura rectal) por debajo de la considerada como normal, es decir, 36,5- 37 °C.

La hipotermia se produce cuando un individuo se encuentra sometido a una temperatura ambiental baja, y sus mecanismos de termorregulación claudican por agotamiento.

Antes de entrar en hipotermia hay un estado conocido como stress por frio. Podríamos definirlo como que la temperatura ha bajado de la considerada normal (36,5 grados centígrados), pero sin alcanzar aún los 35, a partir de de los cuales ya se considera una hipotermia leve.

El stress por frio se trata como una hipotermia leve en sus comienzos. El síntoma general es la sensación de frio e incomodidad.

Síntomas de la hipotermia

a) Hipotermia leve: 35º C

– Escalofríos generalizados.

– Cansancio y torpeza.

– Dificultad para usar los dedos de las manos.

b) Hipotermia moderada: 35º – 32 °C

– Piel y mucosas pálidas.

– Entumecimiento en los dedos, imposibilidad de coordinar los músculos.

– Desorientación, amnesia, apatía.

– Pueden cesar los temblores.

– El individuo siente la necesidad de calentarse con urgencia.

c) Hipotermia grave: por debajo de 32 °C.

La WMS (Wilderness Medical Society) diferencia la grave de la moderada a partir de los 28 grados. Me permito ser un poco mas conservador y dar los 32 como frontera, ya que por debajo de esos 28 grados una hipotermia tiene casi nulo tratamiento fuera de un hospital.

– Estado semiinconsciente (32-28 °C)

– Pulso débil, arritmia.

– Irracionalidad, dilatación de las pupilas.

– Piel lívida y fría.

– Extremidades cianóticas (moradas).

– Agitación y coma (por debajo de los 30ºC).

– Rigidez muscular (por debajo de los 29º C).

– Pérdida de conocimiento y paro cardiaco.

28º Hipotermia grave: entre los 28 y las temperaturas donde la vida de un organismo humano no es posible – 15 °C: muerte.

Los síntomas en relación con las temperaturas pueden variar en función de las personas.

Una de las cosas que tenemos que tener presentes es que, hasta que no llegue personal sanitario, con nuestros medios no podremos determinar con exactitud la temperatura de la victima, ya que los termómetros normales, si es que tenemos uno, no darán lecturas precisas por debajo 34 grados aproximadamente.

Prevención

La altitud aumenta el riesgo de hipotermia (Archivo del autor Ante cumbre del Popocatepel 1992)

La hipotermia suele ser una consecuencia directa de un accidente de montaña (pérdida, aludes, fracturas,…) que sorprende a la víctima sin posibilidad de defenderse o sin equipo adecuado para aguantar el frío. La prevención a nivel biológico es muy escasa y dependerá de la resistencia del herido.

Se podrian definir dos tipos de situaciones:

1) Hipotermia de aparición lenta: se produce en el transcurso de 12-24 horas. Suele producirse en el caso de accidentados o extraviados en zonas frías.

2) Hipotermia de aparición rápida: de peor pronóstico que la anterior, se produce en individuos sorprendidos por una avalancha, caídos en una grieta o sumergidos en aguas muy frías. El individuo tiene menos tiempo para poner en marcha sus mecanismos de termorregulación. No suele dar tiempo a que aparezcan congelaciones antes de morir.

Para intentar evitarla:

– Prevenir el accidente. preparación física y técnica, prever la meteo, no salir con alertas meteorológicas (aunque no las haya es recomendable consultar varios partes, antes y, si se puede, durante la actividad si el tiempo amenaza con cambiar).

– Llevar siempre consigo equipo adecuado para poder aguantar el frío ante una posible eventualidad.

– Comer y beber adecuadamente. La resistencia orgánica al frío depende muy directamente de la cantidad de calor que es capaz de producir un organismo, y para producir calor se necesita combustible: bebidas calientes y comida energética.

-No fumar ni ingerir bebidas alcohólicas mientras estemos expuestos al frio.

– Evitar sudar en exceso, por ejemplo por realizar un esfuerzo excesivo estando muy abrigado.

– Estar protegido de la humedad y el viento en la medida de lo posible (equipo adecuado bien utilizado).

Actuación:

a) Stress por frio e hipotermia leve 36,5 – 35 grados

– Detener la pérdida de calor y activar los mecanismos de producción interna de calor.

– Si puede hacerlo, el movimiento del accidentado ayudará a que genere calor.

– Retirar al herido de la acción del frío, quitar prendas mojadas, abrigar, conducir a un refugio.

– Dar líquidos calientes: caldo, cacao, comida de alto valor energético, ya que el accidentado estará consciente.

Recordar que la bebidas alcohólicas o fumar agravan una hipotermia.

b) Hipotermia moderada 35 – 32 grados

El accidentado no es capaz de generar calor por sí mismo y necesita calor de otras fuentes.

– Colocar al herido semi-sentado o tumbado. Como en la primera fase, retirar la ropa húmeda y cambiar por otra seca en un lugar protegido de las inclemencias (punto caliente), meter al herido dentro de un saco de dormir o cubrirlo con matas térmicas.

– Calentar al herido: un refugio templado, una hoguera sin aproximar demasiado al herido a la fuente de calor, el calor de otra persona, bajo una manta o un saco de dormir. Lo mejor es el contacto directo con la piel, sistema que empieza a estar ya en desuso, aunque fue un medida extendida durante años. Hoy en día, si disponemos de infernillo, podemos calentar agua y pasarla a una botella o camel bag, que se colocarán en tronco (pecho y axilas) sin tocar directamente la piel (aproximadamente a 40º y asegurándose de que el contenedor no pierde agua).

Cuando el accidentado empieza a recuperarse, es bueno darle bebidas y comida calientes para aumentar la producción de calor, aunque esto depende del grado de hipotermia. Para comer debe estar plenamente consciente. Entre 35 y 32 grados hay un margen de síntomas importante, por lo que el tratamiento se parecerá mas al supuesto inferior (leve) o al superior (grave), debiendo obrar en consecuencia.

– Evacuación en cuanto sea posible, si no mejora.

c) Hipotermia grave e hipotermia extrema, menos de 32 grados

– El tratamiento sobre el terreno es más difícil ya que el calor externo no suele ser suficiente ni es posible, normalmente, que por el estado de consciencia el accidentado pueda ingerir algo caliente. Por debajo de los 32 °C todos los mecanismos de producción de calor disminuyen.

– No se puede meter al accidentado en un refugio muy caldeado. Esto puede provocar un paro cardiaco.

– Manejar al accidentado con cuidado y colocarlo en posición horizontal.

– Evacuación inmediata.

Mientras esperamos, es necesario meter al paciente en un saco de dormir, si disponemos de él, y envolverlo con mantas térmicas (técnica del burrito descrita por el gobierno de Canadá). Es importante cubrir la cabeza. Podemos emplear la técnica de las botellas de agua caliente en el tronco, ya descrita. El herido no debe moverse.

La técnica del burrito podría realizarse si disponemos de aislantes de suelo, un toldo grande, más de un saco de dormir, mantas térmicas y, muy recomendable, una cuerda como las de escalada. El toldo se coloca en el suelo, uno o dos aislantes encima, un saco abierto y un saco con la victima. Si solo se dispone de dos sacos, colocar el segundo encima de la victima, si hay otro ponerlo debajo de la victima. Si no hay sacos pueden sustituirse con mantas térmicas. La clave es atar todo para que quede un paquete del que no escape calor por ninguna parte.

Simulacion en curso zonas friasl ESDM 1987 , falta cubrir la cabeza ,es un simulacro como citamos

Los canadienses indican que si la evacuación es rápida (antes de aproximadamente 30 minutos) , no se deben quitar ropas mojadas para que el accidentado no pierda calor.

Si realizamos esta técnica debemos asegurarnos de poder abandonar la zona sin necesidad de vivaque, o de estar cerca de un refugio de montaña donde podamos dormir sin saco y descender sin vivaques o noches en tienda, ya que varios sacos se van con el herido. Puede ocurrir que, una vez en el helicóptero, el personal de rescate meta al herido en otra envoltura protectora y os devuelva vuestro material, pero ojo con quedaros sin equipo de vivaque en una situación donde podríais tener que utilizarlo.

La traducción del esquema canadiense tiene derechos de autor. Dado que es importante divulgar estos datos y que esta publicación no tiene ánimo de lucro, adjunto dicho esquema, aunque no se ve bien el texto.

Si no fuese posible la evacuación en un corto espacio de tiempo: fabricar un punto caliente, refugio improvisado en tienda, donde podamos con alguna fuente de calor (infiernillo…) proporcionar al herido un ambiente cálido, con temperatura moderada.

– El calentamiento debe hacerse progresivamente porque si no es así se pueden producir otros daños, como un paro cardiaco.

– Vigilar el pulso y la respiración durante el proceso de calentamiento ya que es el momento de mayor peligro de parada cardiaca.

Hay que tener en cuenta que el tratamiento de una hipotermia grave o extrema en un hospital es complicado. Los cuerpos de rescate, si acuden con personal médico, podrían administrar sueros intravenosos calentados, emplear sistemas de calentamiento con aire para el traslado o subir la temperatura de la aeronave. Tratamientos hospitalarios como administrar oxígeno, aire calentado y otros aún mas sofisticados no pueden realizarse normalmente en un rescate, hasta que la victima no ingresa en un hospital.

  • Hipotermia dentro del agua

Cuando estamos sumergidos en agua perdemos calor más rápidamente por convección. La posibilidad de morir por hipotermia en el agua es mayor que en tierra, pues antes de llegar a la temperatura corporal mortal perderemos el conocimiento con el peligro de ahogarnos si nadie nos saca del agua.

No debemos permanecer tiempo en aguas con temperaturas inferiores a catorce grados aproximadamente, si no disponemos de una protección suplementaria contra el frío (traje de neopreno). Teóricamente, el conocimiento podría incluso perderse en menos de media hora con temperaturas inferiores, aunque esto varía según las personas (por su metabolismo, por su panículo adiposo…)

Si, por accidente, caemos en agua fría, debemos salir enseguida y cambiarnos de ropa. Si se producen síntomas actuar como en la hipotermia en tierra (en general, si la permanencia no es corta estos síntomas suelen producirse).

Si tras un naufragio caemos al agua lejos de tierra sin posibilidad de llegar a ella, hay que evitar moverse para no perder calor (y confiar en un rescate rápido , no siempre posible por desgracia), aunque el ejercicio genera calor a corto plazo a la larga nos hace perderlo. El agua que nos rodea puede calentarse un poco con nuestro cuerpo por ello, no conviene moverla, la ropa también conserva nuestro calor. Para flotar sin moverse y más con ropa es fundamental un chaleco salvavidas que, además, conserva el calor.

Un traje de buceo seco o semi-seco, un traje estanco de los usados en náutica en aguas frías, son protecciones eficaces, aunque obviamente dependiendo de la temperatura un traje de neopreno húmedo no protegerá en aguas muy frías como los otros citados.

Traje estanco de protección para aguas frías , foto abajo

IMPORTANTE

Si te ves en el trance de atender a un herido con síntomas de hipotermia que aparentemente no respira ni tiene pulso, no le des por muerto hasta que no sea trasladado a un hospital o monitorizado en una UVI móvil. No puede saberse si realmente ha perdido la vida. No lo abandones, salvo que tu vida este también en peligro. El pulso puede ser tan débil que no lo percibamos con nuestros medios, las constantes vitales son muy leves en situaciones de hipotermia grave.

Es necesario el traslado o la espera, manteniéndolo caliente dentro de lo que se pueda siguiendo las pautas descritas para hipotermia grave en en el texto, hasta que sea monitorizado o, al menos, hasta que llegue hasta el personal sanitario, que se encargará de su cuidado.

Jaime Barrallo, Director técnico ESDM, Instructor clase A por la misma, guía en el Ártico para Tierras Polares,expediciones durante mas de 20 años mas de 35000 km recorridos en Artico y Sub Artico desde 1989, TD2 FEDME con experiencia en trekking de altitud invernal, Dive Master (buceo), guía de canoa y raft en ríos árticos y subárticos.

Revision Medica por Arturo Rodriguez Puerta, Enfermero del SAMUR, Master en Medicina y Rescate en Montaña).

El autor asume los errores que pudiera cometer al trascribir o interpretar la asesoría o los datos incluidos después de la revisión medica, aunque pienso que no hay ninguno significativo. Son muchos años de experiencia con frio y de recibir formación sobre el tema, tanto en cursos como en publicaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *