Archivo de la etiqueta: Refugios de emergencia

Los tipos de refugios de supervivencia

Para no hacer una sola entrada larguísima estamos dividendo este tema vital, en varias entradas cortas, primero hablaremos de los tipos de refugios, luego seguirá otra sobre construcción de los mismos en zonas templadas templadas , seguida de varias hablando de refugios en areas especificas, como selva , desierto , zonas nevadas

Tipos de  refugios

Tiendas., empecemos por lo más clásico y fácil.

Antes que aprender a hacer un refugio de fortuna; deberías tal vez, saber cómo usar una tienda de campaña, nuestra opinión es que antes de llegar a la fase de me hago un refugio , tendría que venir la de he acampado alguna vez

Si es cierto una persona puede verse metida en el medio natural , sin haberlo pisado antes. por ejemplo en un accidente aéreo con supervivientes, pero todo practicante de actividades en el medio natural, tanto por afición como por trabajo , debe conocer una información mínima sobre tiendas de campaña y su uso

Montar una tienda no es difícil, pero tiene  algunas normas elementales.

Las tiendas ideales para el fin que nos ocupa, como ya he expuesto en material, son las que tienen las varillas por fuera del doble techo y la tienda entera cuelga de ellas. Si hay que montarlas lloviendo o con viento, estaremos antes dentro y sin que se haya mojado la tienda interior como pasaría en un modelo convencional

Para usar cualquier tienda es importante:

– Elegir un sitio plano porque descansar bien es importante: sin piedras o palos en el suelo que aparte de clavarse en nuestra espalda, pueden dañar la tienda, esto es aplicable a cualquier refugio improvisado. – Con las clavijas ir tensando la tienda a medida que las vamos clavando de atrás  hacia adelante o viceversa, primero fija las que van directamente a la tienda, luego los vientos (cuerdas sujetas a ellas que permiten tensándolos, fijarla  y que soporte el viento) – Es fundamental que haya espacio entre la tienda interior y el doble techo, pues si llueve calará donde se toquen, incluso  esto puede  ocurrir también con la condensación.
– Presta atención sobre todo a tensar mejor los vientos del lado que quede más expuesto al viento. – Cuando acabes de montar, guarda las fundas de la tienda, clavijas y palos en un sitio seguro por ejemplo el ábside (espacio en la entrada entre  el doble techo y la tienda interior)
. – Cuando recojas asegúrate de que te llevas todas las clavijas. – Para trasportarla  entre dos se puede separar en dos partes: tienda interior y doble techo, clavijas y palos, por ejemplo. – Si es posible, deja secar la tienda antes de guardarla.
– Si la tienda es auto portante (una vez puestas las varillas se puede desplazar el conjunto)  puedes montarla y moverla si es necesario, hasta encontrar el sitio ideal y luego fijarla al suelo con las clavijas. Siempre hay que atarla algún punto fijo desde el principio si hace viento: he visto una tienda volar hasta sumergirse en el Yukón y un fulano tirarse al agua detrás…!maldito viento bravidooo!
– Por la noche no cierres la tienda  a cal y canto, dependiendo de la temperatura,  si tiene  mosquitera puedes incluso no cerrar la puerta  exterior y dejar la mosquitera subida. Uno de los problemas fundamentales de las tiendas es la condensación. Si tiene respiraderos ábrelos por la noche
– No cocines dentro, mejor en el ábside o fuera, hacerlo dentro requiere práctica y siempre tienes riesgos. En zonas donde hay osos (no será tu caso pienso) lo de cocinar fuera y lejos de la tienda y no dejar comida dentro hay que llevarlo a rajatabla. Salvo con los osos  polares en la época fría, cocinando fuera seguro que antes de que te mate el oso, te matará el frío, aunque seguramente no te veas nunca en este trance como yo.
– Por norma nunca dejes restos de comida cerca de la tienda  o dentro. Podrías atraer zorros, jabalíes…, que lo más que pueden darte normalmente será un susto, pero mejor evitarlo. La comida envasada puedes tenerla dentro (con osos no es posible dado su olfato excepcional), otra más olorosa puedes colgarla fuera pero en un sitio realmente difícil de alcanzar.
– No desmontes las varillas tirando de cada tramo: con el frío o la humedad la goma de unión puede estirarse demasiado haciendo difícil el montaje la próxima noche y recoge las cuerdas de los vientos con nudos que se puedan deshacer fácilmente.
– Si hace mal tiempo y la tienda es de las que se montan con las  varillas por fuera del doble techo, mejor no separar este de la tienda interior cuando lo guardas  cada mañana, eso hará más rápido el montaje. Si se cala, sepáralo cuando estés en casa o tengas un día de sol o al menos sin lluvia  y luego vuélvelo a unir.
– Es recomendable como ya citamos en material, llevar un trozo de tubo hueco para poder  reparar una varilla, muchos fabricantes incluyen dicho tubo  en la  tienda. Algún parche de nylon o esparadrapo, cuerda de vientos y clavijas de repuesto, son también necesarios.  

Hay un mundo intermedio entre refugios improvisados y tiendas en forma de refugios portátiles, estos pueden estar fabricados de poliamida o en material impermeable y transpirable, con dos arcos de varilla o levantado con bastones. A la derecha refugio tubular con dos varillas.

(Fotos: Archivo ESDM)

Refugios improvisados.

Cuando no tienes  tienda, decides experimentar o ahorrar peso, o en una emergencia  viene lo de construir un refugio improvisado.

Los refugios básicamente se componen de dos partes: estruc­tura y cubierta.

Las estructuras pueden ser de madera (palos), piedras o elementos artificiales, como unos  bastones de trekking etc .

Las cubiertas serán ramas de árboles (mejor caídos) matorrales como piornos o jaras, hierba atada en haces, musgo o césped en losas, (no usar  estos materiales salvo en una emergencia real).  Los artificiales como un plástico o  toldo de poliamida (de 2 x 3 o 3×3  metros) preferiblemente con cuerdas en sus extremos, la tela de un parapente, la lona de un vehícu­lo… Estas cubiertas artificiales son más ecológicas al no producir impacto en la naturaleza cortando vegetación o peor aun moviendo musgo o césped, además los artificiales son más rápidos en un caso de urgencia o para pasar una  noche. Las construcciones con elementos naturales solo deben hacerse en casos de  emergencia, pero se puede practicar sin alterar el medio, por ejemplo después de talas para limpiar bosques, ya que el material ya está cortado. Un árbol frondoso caído, las pequeñas cuevas u otros refugios naturales son utilizables con una mínima reforma.

despues de las tiendas y los refugios con material artificiales , que ya hemos citado vendran los refugios construidos con un toldo

Fotos archivo ESDM

Según su forma los refugios pueden ser:

  • Trípode: con dos travesaños, un larguero y dos pequeños soportes para levantar el ábside trasero, si usamos materiales naturales  este es el mejor refugio para una emergencia. Uno similar pero con los dos ábsides igual de altos es también bueno, pero hace falta más tiempo y material para cubrirlo,  los ábsides (parte trasera y delantera)  son muy grandes, además si hace  baja temperatura y estás solo sobre todo, un refugio grande será mucho más frío, si el techo es alto el calor se irá arriba y esto no te ayudará a prevenir una hipotermia, otra cuestión vital es cerrar el ábside de la entrada si hace frío para conservar todo tu

Una variable de este refugio es apoyar el larguero contra  la rama de un árbol, pero el ábside  puede quedar abierto.

Si no lo hacemos con medios naturales, con un toldo o plástico se puede hacer algo similar  a  lo citado

En este caso se puede hacerse algún apaño con otro plástico o material vegetal para tratar cubrir un poco la entrada, el ábside trasero si lo bajamos mucho quedará  casi cubierto y una mochila por ejemplo  arreglará casi el problema.

Con toldos de  3×3 o similares se puede hacer un refugio parecido pero  que tendrá los ábsides cerrados, es necesario un palo de madera o aluminio o un  bastón de trekking como soporte, la principal ventaja es que conserva el calor y nos protege más del viento, la desventaja  es que la cubierta es algo más pesada y al ser un habitáculo cerrado hecho con un material impermeable, puede condensar demasiado según la persona y las condiciones.

Cobertizo de una vertiente: este tipo debería complementarse con un fuego con reflector (algo difícil, dado la que está cayendo, esto solo sería posible en emergencias de verdad). Sin el fuego solo es útil para protegerse de la lluvia o del sol, que pueden afectarte por el lado no cubier

  • Tipi: aunque es muy típico jaajja, solo alguien que naufrague con un velero, o un paracaidista, dispondrá de una cubierta tan grande, con materiales naturales tendríamos que hacerlo bastante pequeño, salvo que dispongas de   horas para construirlo y cantidades enormes de material. Se construye con varios palos muy largos mínimo 5-6 y una cubierta grande (paracaídas, parapente…). Es laborioso de hacer con palos, casi nunca  los encontrarás tan largos sin cargarte árboles. Las cubiertas artificiales, como un paracaídas, suelen calar en poco tiempo si llueve. Una solución es encender un pequeño fuego dentro para evitar que se empape la cubierta  y  esto requiere un tipi de gran tamaño, con  abertura de ventilación arriba, que solo es viable si se tiene una cubierta artificial como las descritas, o como en caso de las fotos de Canadá  se dispone de multitud de árboles caídos, como para cubrir primero con ramas verdes y luego con corteza de abedul  cosida con raíces de pícea y también de la gente, la experiencia  el tiempo suficiente, para abordar tanto trabajo.
  • Choza con piedras y tejado de ramas: es lento de fabricar para una emergencia, salvo que encuentres la base de piedras o rocas próximas, por ejemplo una construcción antigua semi derruida.
  • Estos son los tipos más frecuentes de refugios que se pueden hacer en las zonas a las que se refiere este libro. Existen más  posibilidades, dependiendo del terreno y los materiales disponibles a nuestro alcance: chozas con ramas flexibles  clavadas en el suelo y atando su parte superior, cubiertas adosadas a un árbol caído, cabaña de  madera de deriva (foto inferior en el Ártico)

Isla de Spitsbergen 1989

Replica de choza San (bosquimanos)  y Hazda Curso técnicas primitivas  ESDM 2019

Camerún 2003 refugio pigmeos Baka

(Fotos: Archivo ESDM)

Equipo ESDM

Imágenes archivo ESDM

Texto Equipo ESDM

Adaptado del libro de Jaime Barrallo Tened cuidado ahi fuera Mi bestseller .es ediciones

Próxima entrada construcción de los refugios

Refugios improvisados :porque, cuando , donde ,como

Extracto del libro Tened cuidado ahí fuera mibestseller.es

La consruccion de refugios de emergencia , es un tema amplio ,por ello vamos a dedicarle varias entradas

Tanto ppr uso ludico , como de emergencia real , esta tecnica es muy utilizada

La protección de las agresiones térmicas del medio , es una prioridad vital en situaciones reales de supervivencia

¿Por qué, cuándo, dónde y cómo hacer un refugio?

Tanto si  tu recorrido atraviesa una zona deshabitada y dura más de un día, como por una urgencia, te verás obligado a pasar la noche en el campo. Si eres novato esto te parecerá un mundo pero veras que no es tan difícil, salvo por las limitaciones legales, porque ya no es  como cuando yo empezaba, la masificación genera cada vez más normas.

Con las pautas de “por qué, cuándo, dónde y cómo” te convertirás en un acampador consumado-a, sin grandes problemas salvo, los legales. Cada vez está más restringido.

Recuerdo que estar protegido de los elementos tanto frio como calor  es una prioridad vital en situaciones de emergencia en la naturaleza.

¿Por qué?

Protegerse del frío y en menor medida del calor es una prioridad vital en situaciones de supervivencia. Al margen de la ropa, la alimentación, la hidratación y el uso del fuego, a veces la diferencia entre la vida y la muerte está en tener un lugar donde protegernos del frio o la lluvia, sobre todo si hay que pasar la noche.

Ese lugar puede ser una tienda o un simple toldo, si lo llevamos con nosotros, aunque casi siempre se puede improvisar, en caso de emergencia con lo que encontremos en el campo.

Realmente hoy en día en nuestro país(España) y en muchos otros acampar está prohibido fuera de las zonas delimitadas. Se “tolera” pasar la noche, sea un caso de urgencia o no, aunque es necesario que antes de salir el sol se levante el campamento si no se trata de una urgencia. Sin embargo, determinar qué es una urgencia es a veces difícil, aunque si alguien tiene una pierna rota, no creo que le vayan a multar por esperar en una tienda o refugio a que  alguien le rescate, por suerte promoverán el rescate los que vayan a  poner la multa jajaja…

¿Cuándo?

Si estamos haciendo un recorrido, el cuándo queda determinado por dos cuestiones: la duración del día y encontrar un buen sitio, es decir que cumpla con las características descritas en el párrafo siguiente o al menos algunas de ellas.

No es conveniente acampar muy tarde, aunque hay que estar preparado por si nos toca hacerlo, es mejor, sobre todo cuando somos novatos, disponer de tiempo para prepararlo, calcula  dos  o tres horas antes de que se haga de noche al menos hasta que cojas experiencia

¿Dónde?

Un campamento debe proteger del viento, de forma que hay que construirlos en lugares resguardados y con la parte donde está la puerta protegida del mismo y el otro extremo orientado en la dirección del viento. Es necesario buscar sitios a salvo de posibles desprendimientos de piedras, riadas y fuera de zonas donde se acumula agua (áreas planas algo más altas, que el terreno circundante) pues conviene  evitar construir zanjas alrededor que dañen el medio. Si es posible no lo construyas ni muy alto, ni en el fondo de vaguadas. Las zonas intermedias son normalmente  menos frías.

En las cercanías debe haber agua potable, pero no hay que  construirlos demasiado cerca de ríos o lagos, debido a problemas como la humedad, las crecidas o los mosquitos en la época cálida. Es conveniente vigilar que en la ubicación no exista presencia de animales molestos, como hormigas  o similares.  Levántalo en lugares visibles si esperas rescate después de una emergencia.

Los refugios o tiendas deben situarse, a ser posible, en laderas orientadas al sur para que el sol en días despejados nos caliente durante más tiempo. Si por el contrario hace mucho calor y el sol pega fuerte, habrá que elegir las zonas de umbría, es decir las laderas orientadas al norte. Evidentemente estos datos son aplicables en el Hemisferio norte,  en el sur es al contrario, aunque el refugio puedes ubicarlo  en dirección este oeste en ambos hemisferios, puerta mirando al este o al oeste, según el frío o calor  que haga.

Esto citado arriba, es lo ideal pero no siempre posible

 Lo más importante: una de dos, o acampas en un sitio permitido, o antes de que amanezca echa la tienda o el refugio abajo, salvo que sea una emergencia y lo puedas justificar.

¿Cómo? Hay  varios tipos de refugios que podemos llevar con nosotros o improvisar. Dependiendo de tipo de actividad, las condiciones atmosféricas y del lugar donde nos encontremos usaremos un tipo u otro

Proxima entrada :Los tipos de refugio en zonas templadas

Equipo ESDM

Imágenes Archivo ESDM (Jaime Barrallo)